Mirá lo que pasa entre los lectores y los escritores!!!!!!!


PRÓLOGO DE MANUAL PARA YA NO AMAR TANTO A LA PATRIA
(Donde se narran incontables prodigios, extraños sucesos e innumerables vicisitudes acaecidas a unas gentes que olvidándose de su origen se afanaron por buscar mejor fortuna en tierras extrañas).


Al fin unos ojos que me ponen en movimiento. Curioso esto de empezar a vivir, a revivir  con la mirada de otro. Que se llevará esos ojos que han logrado desperezar esta fosilizada tinta negra, que se llevará sus ojos de estas palabras. Desde aquí miro sus ojos.  Por dentro del agua seca comienzo a correr, es esta mirada la que empieza a mover mis carnes de negro humo y de tinta evaporada. Mirar los ojos que me leen desde aquí, desde aquí, desde esta página.  La cara de asombro esta que me acaba de despertar y ha hecho que amanezca el campo amarillento de esta página, me hace sentir la luz en el campo amarillento  de la página. Por aquí corre  mi cuerpo con el ánima en pena de sus ojos. No soy yo  el que lleva el alma en pena, son eso ojos, sus ojos. No corro, no camino, si estos ojos no leen que  camino. Digo, si sus ojos no me hacen caminar. Mire usted, camino con sus ojos, hago todo con sus ojos. Es un contrato siniestro que deja de funcionar si usted se queda acá. Pero afortunadamente siguió leyendo y ya esta acá, en este otro acá que ya es otro, ni el primero ni el segundo. La  tortuosa y fatal linealidad de la palabras que se persiguen así mismas y que se muerden la cola cuando se repitan las mismas palabras que se ya se han dicho atrás. Diferencia entre el signo y la imagen, palabra y espejos .Como no soy un espejo no puedo mostrarle lo que usted es, sino decirle lo que desde aquí veo de usted. Pero no me pida eso ahora, recién estoy conociéndolo. Quizá mas adelante  lo sorprenda con algo que pueda decirle acerca de su cara risueña y de su espíritu oscuro. Pero volvamos a la tema de nuestro contrato. Es que algo tienen los espejos que pueden repetir a todos. Yo de a poco lo voy a ir soltando, usted se irá liberando de mi discurso hasta que ya no me necesite, será finalmente libre, dueño de sus ojos.
Alberto Alabí (2002) Manual para ya no amar tanto la patria. Cuadernos del Duende, Jujuy.

1 comentarios:

  • Luciano Ordoñez | 18 de junio de 2012, 17:53

    Hola:
    El texto resulta ser una personificación del libro que le habla al lector. Es este el que le da vida al leerlo y es este el que se llevara sus discursos y aclarara su espíritu.

    Saludos Luciano Ordoñez 2ºC Bachiller

Publicar un comentario

Huerto - Jujuy. Con la tecnología de Blogger.